Reuniones familiares proactivas


 

Las familias numerosas y las relaciones entre sus miembros acaban desperdigándose a medida que se desciende en las correspondientes ramas del árbol geneoalógico. Es decir que la relación entre hermanos es más intensa que la relación entre primos y que ésta se va diluyendo cuando nos referimos a hijos de los primos. Además se diluye de tal manera que rara vez conocemos a la totalidad de las personas de esa categoría, máxime cuando nos referimos a familias prolíficas.

A veces motivos extraordinarios originan el que tengamos ocasión de relacionarnos con parte de los familiares de ese tercer nivel. Casi siempre  son acontecimientos luctuosos los que dan ocasión de abrazar al hijo de un primo que no conocemos y que, a lo mejor no hemos visto en los últimos años y que probablemente no vayamos a ver de nuevo en los siguientes.

El fallecimiento de mi suegro, cuya familia proviene de algún lugar de La Mancha fue el detonante para que sus allegados organizaran una reunión de primos tratando de compensar el dolor de la ausencia con la alegría de reunir a todos los que se quedan.

Valdepeñas fue este fin de semana lugar de encuentro de más de 40 adultos y veintitantos jóvenes menores de 18 años. Ocasión de alegría y de reforzar lazos familiares a través de mutuo conocimiento, gestada como reacción a  momentos de tristeza. Gran ambiente y talante positivo por parte de los asistentes (casi la totalidad de los que son estuvieron- lo digo por aquello de “ni están todos los que son, ni son todos los que están“) que me lleva a pensar en la importancia de trabajar de manera consciente y proactiva las relaciones entre colectivos numerosos de familiares, como forma de adquirir conciencia de la importancia de aprovechar y vivir el momento con intensidad, también como forma de honrar a las generaciones precedentes y no simplemente de limitarnos a llorar la ausencia cuando ésta se produce.

Una reflexión en “Reuniones familiares proactivas

  • Mº Jose

    La idea de hacer una comida familiar entre primos se gestó hace 8 años con la muerte de mi tío Cándido, se quedó en eso, en una idea.Posteriormente, la volvimos a retomar con la muerte de nuestra abuela Elisa hace 6 años. Los hijos de Jesús, a su vez hijo de
    Elisa que somos los que más lejos vivimos, nos comprometimos a estar presentes si la organizaban desde Valdepeñas. Este año, el 31 de marzo, de forma repentina y sin aviso previo de enfermedad ni malestar, muere nuestro padre, para gran consternación de todos los miembros de nuestra familia. Es así, como mis primas de Valdepeñas vuelven a tomar en consideración celebrar la comida que en su día quedó comprometida y se ponen a trabajar en ello. No es fácil poner fecha a un acontecimiento así en el que acudimos gente de comunidades diferentes.Desde aquí doy las gracias a todas las primas que se ocuparon de llevar a cabo este encuentro. La cena ya ha tenido lugar y ha sido todo un éxito.Gracias a todos por vuestra asistencia, creo que hemos conseguido seguir uniendo a esta familia a pesar de la distancia y a pesar de que los eslabones principales nos van fallando. Un beso muy fuerte a todos.

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *