Otros hábitos de los líderes exitosos


En una entrada anterior “Los 7 hábitos automáticos de los líderes”, desgranaba algunos consejos inspirados en un artículo de Forbes titulado “The most successful leaders do it automatically every day“. He aquí algunos otros:…

8.  Identifica el talento y saca lo mejor de tus colaboradores

Los líderes de éxito son también expertos en identificar y aprovechar el potencial y las capacidades de sus colaboradores. Ya se sabe que noto el mundo sirve para realizar todas las funciones. El identificar dónde cada personas se siente más cómoda y dónde contribuye mejor a la consecución de los objetivos generales de la empresa o proyecto, diferencia a las unidades de éxito del resto.

Sirva esta breve anécdota tomada del consultor griego Charalambos Vlachoutsicos, para justificar el proceso de cambio.

“En un molino ruso situado en una ciudad del norte de Rusia, uno de los problemas del gerente alemán consistía en integrar a algunos empleados poco comprometidos, a los que no podía despedir. Ivan era el peor; con su mal carácter y con su hábito de bebida creaba problemas permanentemente con sus superiores y con los compañeros.

El molino estaba a punto de instalar una cortadora que aumentaría enormemente su productividad y calidad. Se había instaurado la práctica de celebrar sesiones de brainstorming entre la gerencia y el técnico austriaco enviado por el proveedor para instalar la máquina.

Los trabajadores no podían comunicarse de forma apropiada con el técnico austriaco y además había pocos técnicos cualificados en aquél recóndito lugar. En un momento en que tomaba notas la secretaria dijo:” lo crean o no Ivan es el único que tiene muchos conocimientos técnicos en esta materia.

El gerente se reunió temprano por la mañana con Ivan, mientras aún estaba sobrio, le miró a los ojos y le dijo: “Ivan la compañía te necesita para una tarea importante y complicada que solo tú puedes llevar a cabo con éxito” y siguió detallando el contenido de la tarea y el bonus que recibiría si todo salía bien.

Ivan dijo “Lo haremos”. Su comportamiento cambió; dejó de beber, de pelar  y cooperó con seriedad con el técnico austriaco, que estaba encantado con su inteligencia y habilidades. La máquina se instaló en tiempo record y el gerente alemán promovió a Ivan al puesto de Director Técnico de la planta. Ivan no necesitaba más de lo que tenía, el desencadenante del cambio fue el haberlo concedido la oportunidad de sentirse orgulloso de si mismo, de su experiencia y habilidades. Este tipo de intervenciones son las que se esperan de los líderes.”

9.  Pregunta y pide consejo

Hay quien piensa que por preguntar a otro miembro del equipo, el líder pierde autoridad, manifiesta sus carencias y queda en evidencia ante sus compañeros, de ahí que lo eviten a toda costa. Pues bien los líderes de éxito formulan preguntas y piden consejo permanentemente, como forma de dar cuerpo a su ansia de aprender cosas nuevas y de mejorar a través del conocimiento y habilidades de otros miembros del equipo .

10.  No evites a los problemas. ¡Abórdalos de inmediato!

La “procrastinación” se refiere al hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables. En otras palabras se trata de hacer ahora lo que me apetece y me resulta fácil, evitando enfrentarnos a los problemas molestos y cuya solución requiere un especial esfuerzo y concentración. Tiene que ver con el “ya lo haré mañana”. Las especiales aptitudes y voluntad de las personas exitosas, las hace abordar con convencimiento los problemas en el momento en que son detectados, evitando de este modo el que crezcan a medida que pasa el tiempo, sin postergarlos a la espera de un tiempo más propicio o a la espera que el mero transcurso del tiempo lo resuelva. Normalmente el resultado es el contrario y acaban siendo cada vez más complejos.

“En cualquier momento de decisión lo mejor es hacer lo correcto, luego lo incorrecto, y lo peor es no hacer nada.”

Theodore Roosevelt(1858-1919), presidente estadounidense

11.  Muestra una actitud y energía positiva

La actitud del líder tiene un efecto inmediato en toda la organización. Parece como si cuando el líder está “bajo” o “desganado”, la organización, de manera inconsciente, rebaja también su nivel de autoexigencia, instalándose en el desánimo generalizado. Es como una epidemia. Se propaga poco a poco, pero de forma inexorable en la organización. Al igual en que “la cara es el reflejo del alma”, puede decirse que la organización es reflejo del carácter y talante de su líder, de modo que de personas en puestos de responsabilidad con talante pesimista, de poco ímpetu obtendremos normalmente organizaciones mediocres, altamente mejorables en su desempeño.

12. Sé un maestro.

Enseña lo que sepas.  Ante la disyuntiva de COMPARTE o REPARTE, yo me quedaría con Comparte. hay quien piensa que tener una base de datos de direcciones de personas relevantes le da “poder” sobre sus colaboradores. Pon cuanto antes TODOS TUS CONTACTOS profesionales en la red (salvo los personales) y pide que el resto de la gente hago lo propio, conformando entre todos UNA UNICA BASE DE DATOS, mantenida por un responsable y alimentada por todos. Se refuerza el espíritu colectivo y de pertenencia. Se disipan las sospechas que pudiera haber en la organización y se genera confianza

Crea las condiciones para que cada cual COMPARTA de forma voluntaria lo que desee con el resto de compañeros. Propicia e impulsa la formación interna, como modo de mejorar el conocimiento colectivo de la organización y por ende el clima de trabajo y nivel de satisfacción personal y el compromiso de la organización.

13.  Trabaja y cuida las relaciones

Y sobre todo ofrece a los colaboradores algo por lo que puedan estar orgullosos. Si lo haces, descubrirás cómo la gente pasa de la pasividad a compartir sus aportaciones, ideas y sugerencias, comprometiéndose con los objetivos de la empresa.

En suma,  cuando se pretenda motivar a su equipo, siempre reconocer y elogiar sus contribuciones,  tratando de identificar las motivaciones intrínsecas, que, como ilustra la transformación de Iván, pueden ser palancas más poderosas que el dinero.

 

También te puede interesar:

 

3 reflexiones en “Otros hábitos de los líderes exitosos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *