Jugar con el corazón. Un libro para estas vacaciones


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se trata de un libro muy recomendable como ayuda a la reflexión y al crecimiento como personas. Está basado en la actividad del autor como entrenador de un equipo profesional de balonmano y tiene por tanto la ventaja de que las ideas en él expuestas están respaldadas por experiencias muy concretas, dando gran credibilidad a las mismas.

Contrapone la lucha entra la cabeza (razón) y el corazón (deseo) y afirma que a la hora de establecer objetivos importantes en la vida de cada persona, no podemos dejar que mande la cabeza, que mande el sentido común, frente a los deseos más profundos de cada uno (corazón).

Es importante adquirir conciencia de que los objetivos que perseguimos, o son nuestros o son de otro. No hay intermedio. Para CRECER como persona es necesario que nuestros objetivos superen el límite superior y su consecución comporte riesgo.  Destaca la importancia de la visión de cada uno y la define como una especie de piloto automático que garantiza que pese a los problemas que surjan en el camino, la actuación se dirija hacia la consecución de los objetivos personales establecidos. Se trata algo así como la función de recálculo automático de la ruta por el GPS cuando por cualquier causa nos desvíamos del camino a seguir.

Generosidad, humildad, compromiso y entusiamo son los pilares que convierten a un grupo de personas en equipo y hace que su potencia, en la consecución de objetivos o generación de resultados, se multiplique.

En suma, un libro muy recomendable para las vacaciones de Semana Santa, para reflexionar lejos del día a día y ver en qué medida algunas de las ideas vertidas en el libro son aplicables en cada caso.

2 reflexiones en “Jugar con el corazón. Un libro para estas vacaciones

  • arantza iñurrategui arriola

    Qué importante es tener a la LOCA DE LA CASA (como le decía Sta Teresa de Avila al cerebro) quieta, y tratar de ver los sentimientos sin razonarlos ni enjuiciarlos.

    Reply
  • Amaia Gómez

    El Coaching hoy en día significa una buena herramienta para el crecimiento como personas y con la que además, hay que trabajar en esa clave de jugar con el corazón. Más tarde, ya se pueden adiestrar algunas emociones con la cabeza lo que significa apostar por los valores y negociarlos en los equipos antes de emprender cualquiera de los proyectos de vida y laborales. Yo recomiendo a todos, además de toda la literatura que queramos absorver en esta materia, si nos es posible realizar un buen curso de habilidades para la profesión y para la vida desde el coaching, porque estoy convencida de que revaloriza nuestra motxila personal.

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *