El límite ya no está en la tecnología, sino en la imaginación humana


tecno_innoEn la actualidad el avance de la tecnología es de tal magnitud que es posible hallar solución a todo lo imaginable por el hombre. Hasta hace poco, la imaginación humana superaba a las capacidades de la tecnología; ahora la cuestión es inversa, hasta el punto de que la tecnología va por delante de la imaginación

Recientemente, un ejecutivo de uno de los grandes bancos afirmaba que las perspectivas futuras del negocio financiero eran decrecientes. Podría pensarse que internamente descontaba un contexto ceteris paribus, es decir referido a los mercados en que las entidades ya estén asentadas y los tipos de servicios tradicionales.

Creo sin embargo que, lejos de ser decreciente, la combinación de las nuevas tecnologías facilita y potencia de manera muy importante las conexiones entre personas, instituciones y en suma agentes económicos. Hay al menos tres factores en los que se sustenta el cambio tecnológico que han servido como catalizadores del proceso de mayor interrelación e interconexión, a saber:

-La capacidad de proceso

-La capacidad de almacenamiento

-La capacidad de transmisión de datos en red

Todos ellos son factores sometidos al principio que reconoce que cada año que pasa, cada uno de ellos crece aproximadamente 1,5 veces sobre los registros del año precedente.

Esto recuerda a la historia del inventor del ajedrez, quien al enterarse que el rey estaba triste por la muerte de su hijo, le enseñó el juego del ajedrez para olvidar penas. En recompensa el rey le ofreció lo que pidiera. Sessa (que así se llamaba el inventor del juego) le pidió trigo: un grano por la primera casilla, el doble por la segunda, el doble por la tercera y así hasta 63 veces. El total ascendía a 9,22 x 1018 granos, el equivalente a 453 cosechas mundiales de trigo de la época.

Otro tanto ocurre tomando como ejemplo una variante de la Ley de Moore sobre tecnología, con un factor de crecimiento es 1,5 por año. La representación gráfica de la serie, partiendo de un primer elemento como 1, sigue una senda levemente ascendente, hasta que llegado en torno al año 50 aproximadamente, la curva crece exponencialmente con trazo casi vertical.

A decir de los expertos estamos en la antesala de esa “explosión” de las capacidades tecnológicas por la acción combinada de los tres elementos aceleradores. Estamos tan cerca que somos incapaces de verlo. Es como cuando uno se arrima demasiado a una pared y ello evita que vea el edificio que hay tras ella.

El segundo pilar se refiere a los cambios sociológicos.

Esta transformación masiva y global está ya sucediendo. Se transforma la forma de trabajar, de jugar, de aprender, vivir, de relacionarse y hacer todas las cosas. Y la semana que viene, seguirá el proceso con mayor intensidad e igualmente ocurrirá la semana siguiente. Es un proceso disruptivo para quienes no lo vean venir y de oportunidad para quienes anticipen.

En “2013 Bank Transformation Guide” de Perficient Inc., se afirma que el 20% de los americanos mayores de 18 años posee algún tipo de tablet (el doble que en 2011). Estos dispositivos, cuyo tamaño permite mayor facilidad en la interacción y operatoria financiera que los móviles, van a superar previsiblemente al nivel de penetración de los móviles y van a modificar las formas de relación entre entidades financieras y usuarios.

Las previsiones en Europa sobre uso de elementos móviles en actividades bancarias según McKinsey, (What´s the future of the mobile banking in Europe?) apuntan en la misma línea.

El sector financiero no es ajeno, ninguno lo es, a esta revolución. La actividad central de una entidad financiera, consiste en la intermediación. Es decir en la puesta en relación de oferta y demanda de flujos dinerarios entre agentes. Si algo va a cambiar en el nuevo paradigma es precisamente la forma de relación. La dilución de las denominadas “barreras de entrada” es ya una realidad. Transitamos a una sociedad basada en la información, en el conocimiento de los gustos y hábitos de los consumidores, como principales actores en el nuevo entorno.

La entrada de las grandes compañías, solas o de la mano de otras pertenecientes a sectores complementarios es una realidad. Los ejemplos son numerosos. Cada día se da cuenta en los medios de alianzas entre grandes operadores de conocimiento e información.

BBVA wallet, mejor solución de pagos móviles

Otra ola de crecimiento del “mobile Money”

-La Caixa lanza un servicio en Facebook

-Amazon se alía con Twiter y permite comprar a través de la red social

Facebook se prepara para prestar servicios financieros

-Telefónica, Caixabank y Santander, inauguran su alianza digital

Caixabank, Santander y Telefónica lanzan Yaap: su escaparate digital

-Google lanza el Google wallet y se prepara para prestar servicios financieros (Expansión 20/5/2014).

Son sólo una parte de los movimientos anunciados en los medios en el último mes. Además se avanza con celeridad hacia la creación generalizada de monedas virtuales creadas y gestionados en bases distribuidas, sin autoridad central única que las controle y por tanto al margen del modus operandi habitual. La aparición de los bitcoins, es sólo la punta de lanza de un movimiento que se anticipa intenso en un escenario de coexistencia de monedas oficiales y virtuales, que precisará nuevas formas de funcionamiento y que incide directamente en la actividad de intermediación.

Este proceso lleva aparejada la profunda transformación de los modelos de negocio tal y como los conocemos en la actualidad. Aparecerán muchísimas nuevas formas de negocio, y desaparecerán otras tantas. Volviendo al principio, considerar a estas alturas que las perspectivas de mercado en intermediación son decrecientes, no parece que encajen en el escenario que estamos viviendo, ya que soslayan las enormes oportunidades que este cambio de paradigma lleva aparejados.

Una reflexión en “El límite ya no está en la tecnología, sino en la imaginación humana

  • I.Beristain Post author

    Estos son los comentarios que me remite Andres Elosegi, gerente de BMS TEchnologie, tras leer el libro de referencia:

    Me parece que es un libro interesante que merece la pena leer para todo aquel que tenga interés en el futuro de las organizaciones y de la sociedad en general.

    Algunos aspectos que se tocan en este libro:

    Ø Cómo anticiparse y gestionar el cambio desde dentro, y no reaccionar a los cambios que se nos impone desde fuera.

    Ø Empezar con lo que sabemos

    Ø Saber distinguir previsiones ciertas, de las que no lo son. Los cambios que son cíclicos y los que son lineales

    Ø Explica con bastante detalle dos tipos de tendencias que denomina “hard trends” y “soft trends”. Hace una aplicación práctica, con bastantes ejemplos, de las tendencias demográficas y de la tecnología. Sobre este tema Daniel Burrus es un experto y hace un desarrollo bastante pormenorizado de los avances en la tecnología y sus consecuencias. Lo que denomina como “aceleradores” y los “pasos del movimiento tecnológico”. Pienso que el planteamiento de análisis de las tendencias, y particularmente el desarrollo que hace del desarrollo tecnológico, son los dos puntos más fuertes del libro.

    Cuenta muchos casos, ejemplos, anécdotas, en conjunto acertados para trasmitir sus tesis, pero individualmente unos más acertados que otros, por dar explicaciones muy someras, de tercera mano, o ya muy gastadas (Starbucks, Apple, Google, etc). Por otra parte, como es lógico, está escrito con un código cultural americano, que en algún caso, a mí por lo menos, me resulta ajeno. Todo esto no quita que el conjunto de casos que describe, de una u otra manera, sirven muy bien para explicar y demostrar la tesis que defiende.

    Es un libro que ayuda a pensar en el futuro y que recomiendo a todos los que estén interesados en temas relacionados con la estrategia de las organizaciones, las nuevas tecnologías o incluso en tendencias sociales en general.

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *