Big data vs Información: no es lo mismo predicar que dar trigo


Eso es al menos lo que parece, al conocerse que el reelegido Obama utiliza sistemas de microsegmentación del mercado de los electores potenciales, ayudado por un grupo de expertos en la explotación de la información de bases de datos. No es la primera vez que el Presidente Obama sorprende con la importancia con el rendimiento cosechados a través de acciones innovadoras.

Finding value from data is much more a process of cultivation than it is one of extraction or refinement (Jer Thorp. HBR).

Obtener valor de la información es más complicado que refinar petróleo

Cuando lo que “se lleva” es la nueva gobernanza, (entendida como la mejora de la relación administración-ciudadanos, aumento de la participación y transparencia en el acceso a la información, como formas de recuperar la confianza de la gente y aumentar su grado de implicación y participación), al parecer gran parte del éxito de la campaña de Obama se debe a que ha sabido explotar- mejor que sus rivales- la información disponible en bases de datos sobre gustos y comportamientos de los potenciales votantes. La clave del éxito radica en los algoritmos matemáticos y estadísticos utilizados para extraer el máximo potencial a la información disponible.

Va a resultar ahora que la información libre como tal, no existe. Si bien el acceso a los datos es más o menos generalizado y abierto (cada vez más), ya no podemos considerar a la información como un bien libre al alcance de todos por igual. Por contra, estamos ante un activo con valor económico al ser capaz de alterar el comportamiento de los agentes y, por extensión, algo tan relevante como desequilibrar las elecciones americanas en favor de uno de los contendientes.

Como afirma Jer Thorp, “Finally, we need to change the way that we collectively think about data, so that it is not a new oil, but instead a new kind of resource entirely”, es preciso cambiar la perspectiva colectiva que tenemos sobre la información masiva, ya que no se trata de una nueva fuente de energía como el petróleo, sino de una fuente totalmente nueva.

En este sentido, en un reciente artículo de la Harvard Business review, sobre las claves del éxito de la campaña de Obama, titulado ” The analytical lessons from de Obama campaing. Keep your data organised, secret, afirma que el comportamiento del equipo de Obama contraviene lo que, aparentemente, se predica como buena práctica en la corriente mayoritaria de opinión. La información se ha mantenido en secreto, como algo valioso cuya utilización experta, altera el entorno en el sentido deseado por quien sea capaz de extraer la información relevante que guarda.

Contra viento y marea ilustra la historia de un matemático que acertó de lleno los resultados de las elecciones en Estados Unidos. Nate Silver ha ideado un método de previsión de los resultados electorales que, por segunda vez consecutiva,  ha acertado casi de pleno con lo realmente ocurrido. Su método no deja impasible a casi nadie. De hecho, días antes de las elecciones todos denostaban a Silver por su sistema “excesivamente matemático”. Solo el NYT mantuvo su apoyo hasta el final, hasta que ‘gurús’ como el Nobel Paul Krugman o Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post,  confirmaron que el trabajo de Silver era increíblemente preciso y que bien podría marcar un antes y un después en la estadística electoral.

Cada vez es más evidente que el poder transformador de la información se multiplica sobremanera combinándola con la potencia de la interconexión en red. El caso de las amas de casa americanas, (The power of a woman with a meme) organizadas en defensa de sus intereses, siendo algo impensable para nuestras abuelas, ahora no resulta tan descabellado. Las potentes redes sociales derivan en un fuerte desarrollo del capital social:  las mujeres que participan de manera creciente en las redes sociales influyen unas en otras en su comportamiento a través de sus conversaciones. Sirva como ejemplo las compañas organizadas por ellas en contra de los candidatos republicanos como Mitt Romney entre otros, que contribuyeron de manera decisiva a la victoria de Obama.

De ahí que la información masiva estructurada (big data), constituya, cada vez más claramente, una nueva fuente de energía que, convenientemente explotada y combinada con la potencia de las redes sociales, sea un instrumento transformador de nuestro entorno, con crecientes derivaciones económicas, hasta el punto de que, si alguna vez lo fue, ha dejado ya de ser un bien libre.

Informazio metatuaren etekinak ateratzearen garrantzia beraz, gero eta ageriago dago!

 

También te puede interesar:

 

 

Una reflexión en “Big data vs Información: no es lo mismo predicar que dar trigo

  • PEDRO ESCALANTE GARAY

    Un comentario acertado sobre la nueva frontera de la información. Las nuevas tecnologías han aumentado considerablemente el volumen informativo de tal forma que su gestión no puede ser la misma que la que la experiencia nos hacía hasta ahora evidente.

    El comentario es acertado porque manifiesta la necesidad de una metodología (en este caso matemática) que instrumente la información para ser leída por nuestros paleomamíferos cerebros.

    La sociedad de la información (la galaxia de los ordenadores como diría Mc Luhan) está en los comienzos de una nueva forma de comprender las relaciones humanas y de originar nuevos comportamientos.

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *