Informe sobre la estabilidad financiera mundial (GFSR) octubre de 2010- FMI


 

Resumen general

El FMI acaba de publicar su informe periódico sobre la estabilidad financiera mundial. El sistema financiero mundial se encuentra aún en un período de significativa incertidumbre y sigue siendo el talón de Aquiles de la recuperación económica. Si bien según el escenario de referencia la recuperación en curso continuará, y dará como resultado un fortalecimiento gradual de los balances, el progreso hacia la estabilidad financiera mundial ha sufrido un revés desde la edición de abril de 2010 del Informe sobre la estabilidad financiera mundial (GFSR). Los trastornos recientes en los mercados europeos de deuda soberana pusieron de relieve la mayor vulnerabilidad de los balances bancarios y soberanos como resultado de la crisis. La situación financiera ha mejorado posteriormente, gracias a las medidas decisivas adoptadas por las autoridades que contribuyeron a estabilizar los mercados de fondeo y a reducir los riesgos extremos, pero persisten incertidumbres sustanciales en los mercados. El producto mundial se ha expandido de acuerdo con las proyecciones anteriores, y el crecimiento es particularmente vigoroso en los países de mercados emergentes. Las economías maduras están efectuando la transición de un respaldo provisional a una demanda privada más autosostenida. Sin embargo, los balances soberanos son sumamente vulnerables a los shocks en el crecimiento, lo cual le resta certeza a la sostenibilidad de la deuda. En este contexto, las autoridades deben abordar las siguientes reformas críticas para asegurar la viabilidad del sistema financiero internacional y salvaguardar la recuperación: 1) hacer frente a los problemas que arrastra el sector bancario, incluida, de ser necesario, la recapitalización; 2) fortalecer los fundamentos de los balances soberanos, y 3) continuar aclarando y especificando la reforma regulatoria, tomando como base las mejoras sustanciales propuestas por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

Políticas para hacer frente a los riesgos

En muchos países avanzados, las autoridades tendrán que hacer frente a las interacciones generadas por un crecimiento lento, un creciente endeudamiento soberano y la persistente debilidad de las instituciones financieras. Además, será necesario sentar las bases del nuevo régimen regulatorio financiero.

Enfrentar los problemas que arrastra el sistema bancario.

Fortalecer los fundamentos de los balances soberanos.

Aclarar y especificar las reformas regulatorias.

Capítulo 2: Riesgo de liquidez sistémico

Una característica definitoria de la crisis fue la profundidad y la duración de los trastornos sistémicos de la liquidez en los principales mercados de fondeo, cuando las instituciones financieras se vieron simultánea y prolongadamente imposibilitadas de refinanciar u obtener nuevos fondos a corto plazo tanto entre mercados como entre países. El capítulo 2 examina este episodio y muestra cómo aumentó la vulnerabilidad de los bancos a un problema de fondeo como consecuencia de varios factores: nuevos proveedores de fondos mayoristas que eran menos estables; uso más generalizado de los créditos garantizados (acuerdos de recompra) basados en valoraciones cíclicamente elevadas de las garantías (en particular para productos de crédito estructurados) y procesos insuficientes de composición de márgenes; uso creciente de fondeo transfronterizo a corto plazo de activos a más largo plazo denominados en moneda extranjera; debilidades de la infraestructura de los mercados afines; y falta de información sobre los riesgos de contraparte.

Capítulo 3: Calificaciones crediticias

La reciente escalada del riesgo de crédito soberano y las rebajas de las calificaciones de los instrumentos de crédito estructurados durante los dos últimos años pusieron de relieve las implicaciones de las calificadoras de riesgo para la estabilidad financiera. ¿Tiene implicaciones negativas para la estabilidad financiera la información que contienen las calificaciones, o se trata de la manera en que se las utiliza? El capítulo 3 arroja luz sobre esta cuestión, centrándose en las calificaciones de la deuda soberana.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *